Jesús Manuel González Palacín, coordinador regional de UCCL: “El lobby de la industria láctea es muy potente”

17/05/2021
Cristina Hontanilla, responsable de comunicación y marketing digital
no hay comentarios

El coordinador regional de la Unión de Campesinos de Castilla y León desde 2004 Jesús Manuel González Palacín habla en esta entrevista para el blog de ESKARIAM sobre la situación de los ganaderos productores de leche de su región y cómo la industria láctea y las administraciones públicas continúan haciendo caso omiso a las demandas de un sector duramente golpeado durante los últimos años.

El cártel lácteo de 2000 a 2013 no fue sorpresa para los ganaderos

El denominado caso del Cártel de la Leche fue confirmado por la CNMC en julio de 2019 sancionando por conductas anticompetitivas a dos asociaciones de empresas lácteas (AELGA y GIL) y a las principales industrias lácteas que operan en España (PASCUAL, CAPSA que actúa bajo la marca CENTRAL LECHERA ASTURIANA, DANONE, PULEVA, LACTALIS, y, NESTLÉ, entre otras) por infringir la legislación de competencia entre los años 2000 y 2013.

Como ya reclamase la responsable del sector vacuno de leche a nivel nacional de Unión de Uniones Adoración Martín en una serie de entrevistas publicadas en el blog de ESKARIAM, González Palacín coincide en que “todos los ganaderos del sector lácteo han sospechado siempre que la industria láctea fijaba precios durante los años sancionados por la CNMC. Luego se ha probado sobradamente que estas industrias habían constituido un cártel, pero nosotros teníamos claro que fijaban precios entre sí. Lo hemos denunciado durante años públicamente, intentamos hablarlo con las industrias lácteas, realizamos actos reivindicativos, incluso una vez nos encerramos en la sede de FENIL; pero nunca conseguimos nada”, explica.

Un sector incapaz de negociar sus propios contratos

En los últimos meses son recurrentes las noticias publicadas por medios de comunicación que recogen otra de las grandes problemáticas a las que los ganaderos españoles llevan años enfrentándose. “Estamos en plenas negociaciones de nuestros contratos y, como ya es habitual en este sector, es todo una imposición por parte de la industria láctea”, confirma el coordinador de la UCCL.

Según González Palacín, “los ganaderos firman estos contratos de renovación en contra de su voluntad porque no tienen más remedio”, y recuerda el carácter perecedero de su producto: la leche. Explica que “no existe un coste de producción oficial de media que sirva para que industria láctea y ganaderos tengan una referencia clara sobre la que poder negociar. Los ganaderos no cubre gastos con estos contratos”.

El sector ganadero está sumido en una profunda crisis desde hace años, y así lo demuestran las últimas cifras que hablan de una caída de aproximadamente el 76% en el número de explotaciones ganaderas en España en los últimos 20 años. El sector ganadero productor de leche está siendo maltratado por la industria láctea y, como advierte González Palacín”: “los datos son tozudos. Hay un 8% menos de explotaciones ganaderas que el año pasado, y los números están en descenso desde los últimos 30 o 40 años”.

El coordinador regional de la Unión de Campesinos de Castilla y León es tajante a la hora de comparar los años investigados por la CNMC y sancionados por haber constituido un cártel de algunas industrias lácteas con la actualidad: “ni antes había ningún poder de negociación por parte de los ganaderos con la industria láctea ni ahora tampoco”.

Según González Palacín “la industria láctea no tiene absolutamente ninguna voluntad de que los ganaderos tengan mayor poder de negociación. Están encantadas con su poder y el dominio en el sector lácteo”, y recuerda que “las industrias lácteas son cada vez más potentes”. En este sentido, tal y como apuntaba David Fernández, CEO de ESKARIAM, en esta noticia recogida por El Economista, una sola de las industrias lácteas condenada por la CNMC obtuvo el pasado 2020 más de 11.000 millones de euros de beneficio.

Propuestas de mejora por parte de los ganaderos

La UCCL trabaja para defender los intereses del sector ganadero y hacer llegar propuestas a nivel político y social. En ese sentido, su coordinador regional comenta que “tenemos 28 propuestas en trámite parlamentario actualmente, pero las más importantes para nosotros pasan por

  • conseguir un sistema estadístico que recoja los costes de producción medios y se acuerden con la industria láctea y la distribución,
  • que no se amplíe más esa posición de mercado y de dominio por parte de la industria láctea para que no haya más abusos con los productores, y
  • que se exija el mismo control a los productores de leche extranjeros que a nosotros”. 

En cuanto a esos abusos de los que habla el responsable de UCCL, explica que “desde la Unión Europea se han intentado en cierta medida corregir, pero lamentablemente ni la legislación nacional ni la regional se ponen del lado del ganadero”, y puntualiza que “el lobby de la industria láctea es muy potente. Mueve mucho dinero, crea mucho empleo… y no permite a la administración dar ningún paso en contra. Tienen todo el poder de la negociación”.

“El cártel de la leche sigue existiendo”

Preguntado por el denominado caso del cártel de la leche, González Palacín comenta que desde UCCL “nuestro deber es informar a afiliados y no afiliados” y que la sanción de la CNMC no fue ninguna sorpresa para el sector ganadero productor de leche, pero sí “una buena noticia. Al final parece que la ley está de nuestra parte y los ganaderos pueden tener la posibilidad de demandar a esas industrias por esos años que se han demostrado como cártel”.

Sin embargo, el coordinador de la Unión de Uniones en Castilla y León matiza: “el cártel de la leche sigue existiendo, pero es muy difícil probarlo. Los ganaderos no tenemos ninguna duda de que el cártel existe a día de hoy”.

Aunque reconoce que “los ganaderos que siguen en activo están muy desanimados en general por cómo se encuentra de mal el sector, están esperanzados en recuperar, al menos, una parte del dinero que les han robado durante esos años. Tienen confianza en la resolución de la Audiencia Nacional y además saben que, de la mano de empresas de servicios jurídicos como ESKARIAM no corren con ningún riesgo ni gasto”.

Para cerrar, Jesús Manuel González Palacín recuerda que “los intereses políticos deberían quedarse al margen y dejar que la Audiencia Nacional haga su trabajo. Las sentencias deberían estar clarísimas. Ya no pedimos que se ayude al sector ganadero, pero al menos que no entorpezcan el proceso judicial. No me cabe duda de que al final habrá sentencia por parte de la Audiencia Nacional y que será estimatoria. La industria láctea tendrá que pagar sí o sí”, finaliza.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos?

Consulta y estudio de viabilidad gratuitos. Nos encargamos de todo el proceso. Solo cobramos si tu ganas.
Contacta con nosotros